3 Comments

  1. Jorge Eduardo

    En las costas de Matanzas y sus alrededores se puede apreciar de manera privilegiada, la flora endémica que habita esa zona de la Cordillera de la Costa. El Quisco, o cactus chileno, es una de las especies más numerosa (aún). Tiene un crecimiento extremadamente lento y presenta una gran capacidad de mantenerse únicamente con el agua del rocío y la evaporación de las aguas marinas. Su color varía según la época del año, exhibiendo varios tipos de verde. Los Quiscos crecen en pequeñas colonias o manchones constituidos por numerosos individuos, lo que da origen a verdaderos bosques de este tipo de cactus, que pueden considerarse como verdaderos jardines naturales. Pasear por estos parajes y experimentar el silencio y la paz que de ello se desprende, es una vivencia muy marcadora para el visitante.
    Matanzas´s Coast and its surroundings are privileged places to appreciate endemic Flora of the Cordillera de la Costa (coastal mountain range). Quisco, or Chilean cactus, is still one of the most numerous species. It grows extremely slow and has an enormous ability to maintain itself from dew and evaporated ocean water. Its colour changes depending on the season of the year, so several types of green colours are in display. Quisco grows in little colonies generating stained spots by numerous individuals. These create real forests of cacti that may be appreciated as truly natural gardens. Walking through these spaces may become an experience of silence and peacefulness for visitors.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *